domingo, 26 de agosto de 2007

Dejarlo todo y comenzar de nuevo

Tengo aproximadamente 10 minutos pegado a esta pantalla sin poder escribir nada coherente que pueda explicar lo que significa "dejarlo todo para comenzar de nuevo".

Pero ¿Realmente significa algo?

Los seres humanos dejamos pedazos de nuestras vidas constantemente para comenzarlas de una manera distinta. Bien sea que nos mudemos de una casa a otra o que terminemos con una larga relación amorosa, dejamos "todo" para seguir adelante con nuestras vidas.

Algunas veces estos cambios ocurren de una manera más radical que otras. A veces de manera inesperada, otras veces planificadas. Algunas veces se trata de reacciones violentas a estímulos externos y otras veces se trata de reacciones paulatinas de impulsos internos. Al mismo tiempo hay distintos grados de cambios: unos gigantescos, otros mínimos, pero cambios que siempre afectan nuestras maneras de percibir y ordenar nuestras vidas, nuestros rituales, nuestra percepción y nuestros planes.

Lo cierto es que el ser humano necesita esa constanta movilización para sobrevivir a su propia cotidianidad. El cambio, el movimiento, la incertidumbre, la aventura, es algo que nos hace sentir vivos.

Yo, que hoy abro este blog llamado "Eterno blog de una mente sin recuerdos", decidí hace tiempo convertir mi vida en un caos de cambios. Y cada día el momento está más cerca.

El resumen se reduce a: renuncié a mi trabajo y desde el próximo 08 de septiembre, que emprendo un viaje sin destino, no tendré a donde regresar, ni trabajo, ni más herramientos que mi cuerpo y mis ganas de hacer muchas cosas, además de algunos, muy poco, ahorros.

Estoy dejando el anexo que alquilo desde hace no menos de 9 años y vendí todas mis pertenencias, desde el carro hasta mis libros más preciados. Es un acto de total liberación. Las cosas que conservaré se reducen a una maleta llena de ropa, esta laptop desde donde escribo y mi apreciada canon dslr.

¿Por qué lo estoy haciendo? Podría exponer miles de razones: desde políticas, pasando por motivos económicos o de idiosincracia. Y con ninguna estaría dando en el blanco.

Quizás es porque sino lo hago ahora, no voy a poder hacerlo nunca. Quizás tiene que ver con mis ganas de viajar por el mundo y conocer muchos sitios. O sencillamente necesito romper un mundo para poder nacer nuevamente, tal como lo dijera Hermann Hesse a través de Demian.

Es emocionante dejarlo todo y comenzar de nuevo.

UPDATE: Y el tiempo pasó y viví en Londres y ahora en Lisboa =D

2 comentarios:

Qx dijo...

Ey... Pasando a conocer tu blog, desde tu perfil, desde tu comentario, desde mi blog...

Eso es lo que yo llamo magnitud de cambio, lo que cuentas... ¿O sea que este viene a ser el post del comienzo? chamo, suerte por Portugal. Te sigo leyendo.

Quizá sea sólo casualidad que me haya topado con esto justo cuando un amigo me llama ofreciéndome un trabajo que me descuadra buena parte de mis rutinas, planes y expectativas. O tal vez no.

BTW, ¿cuántos tocayos absolutos tuyos conoces? Un Flavio Bastos trabajó conmigo en una agencia (SCT) en Centro Plaza hace una buena parranda de años... Not you, I guess?

So, gracias por visitar. Ah! Y la peli Eternal sunshine... un tesoro. ¿No?

Flavio dijo...

qx,

Por lo general, cualquier oferta que nos hagan para cambiar nuestras vidas radicalmente nos tienta.

No conocí a ningún Flavio Bastos antes =(

Pendiente, voy a seguir por aquí relatando.

Saludos, y gracias por tu mensaje.